Pagina Abierta

Cuerpo y alma

Pidió perdón este hombre

cuando muriéndose estaba

y así es como Dios perdona

a sus hijos que bien ama.

Mucho me temo al contrarío

que no puede perdonar

a quien por odio y orgullo

no se arrepiente al final.

Así sabemos del hombre

que quieren desenterrar,

no importa de quien se trate

ni si lo hizo bien o mal.

Lo que importa es el momento

de nuestra vida final

y sabemos que bien muere

quien sabe perseverar.

El cuerpo de cada hombre

queda deshecho al morir,

pero nuestra alma inmortal

es quien nos hace vivir.

Y nadie puede exhumarla

por mucho poder que tenga,

pues el poder es de Dios

y el alma a Él se le entrega.

No se hace daño al cuerpo

por mucho que lo imaginen,

pues el cuerpo queda muerto

y el alma es indestructible.

María Jesús Alcázar Martínez

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search