Pagina Abierta

A mi hermana Asunción

Como si de un cuento se tratara

una historia yo escuchaba

la de una niña pequeña

que con leche se quemaba.

Caminaba en su andador

y hacia un jarro se dirigía

que lleno de leche hervía.

Su mano agarró el jarrón

y la leche se vertía

sobre su rostro infantil

dejándola toda herida.

Su madre gritó llorando

mientras a Dios le pedía

sana a mi pequeña hija,

ten compasión de mi vida.

Al tiempo otra niña escuchaba

el ruego de su mamá

y con la estampa en sus manos

a Dios se puso a rezar.

Solo tenía tres años

pero el dolor de su madre

y el llanto de la pequeña

se escucharon en el cielo

como si en la tierra fuera.

Solo unos días pasaron

y el milagro se mostró

dejando su rostro intacto

sin cicatriz ni dolor.

Gracias a una madre buena

que supo enseñarnos su amor

hoy sabemos que en el cielo

también nos escucha Dios.

Felicidades en el día de tu cumple hermana Asunción.

María Jesús Alcázar

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search