Pagina Abierta

¿Venganza o estupidez?

(Tiempo estimado: 1 minuto)

Aparece Fray Junipero Palma Justicia 1366673386 15146424 1020x574

Llegan noticias del vandalismo con distintas estatuas y monumentos en EEUU, aunque también andan en esa corriente iconoclasta otros lugares del mundo, incluida España.

Por regla general, la manía de andar cargándose los recuerdos de personajes del pasado es más que nada confundir las churras con las merinas, ejercer la intolerancia y sacar a pasear el fundamentalismo y la falta de cultura. Diría que forma parte del estupidario actual apoyado en llevar a la exageración eso que llaman corrección política o pasarse con el lenguaje inclusivo o manipular la historia con criterios actuales y cosas así; que andamos todos un poco desquiciados.

Cosa bien distinta es eliminar los restos que puedan ensalzar a dictaduras o maldades humanas de pasado inmediato y cuyas víctimas son contemporáneas o muy próximas, como en los casos del nazismo, el estalinismo, el franquismo y otras similares. Bastaría con dejar que los restos descansen en paz donde sea pero sin boato, y que monumentos y otros honores queden relegados, para lograr que las heridas aún abiertas vayan cerrando.

Pero cuando hablamos de siglos, el asunto empieza ser un juego de locos y sobre todo cuando se ejerce desde la ignorancia o con el empujón de intereses espurios.

Es incomprensible que porque unos policías salvajes han asesinado a un negro se derribe la estatua de Junípero Serra que nunca fue esclavista y que además de evangelizar, cosa que puede ser cuestionable, pero no malvada, se dedicó a enseñar agricultura y ganadería, labores de telar y de forja, alfarería, técnicas de cocina y otro montón de ayudas para los indígenas de su tiempo.
Está claro que la ignorancia es la que enarbola estas salvajadas cuando en la desbandada de la indignación se ataca y desfigura una estatua de Cervantes que nada tenía que ver el pobre con invasiones o esclavismo y sobre todo teniendo en cuenta que él también fue preso esclavo en Argel durante años. No han leído los iletrados que hoy pintan "bastardo" en sus monumentos, lo que escribió el ilustre alcalaíno sobre que la libertad es el mayor bien del hombre y que hasta podría darse la vida por ella.

Más lógico parecería, por citar un ejemplo, que se cebaran en EEUU contra las estatuas de su primer presidente Washington que sí tuvo centenares de esclavos, aunque los liberara en su testamento, ¡ya ves tú! Como decía mi padre: "después de muerto, la cebada al rabo". Aunque tampoco sería sano arremeter contra don Jorge porque a estas alturas ya no merece la pena. No en vano la historia del hombre es un sinfín de conquistas, opresiones, injusticias, explotaciones y barbaridades.
Si nos ponemos revisionistas, no va a quedar títere con cabeza, desde los monumentos egipcios hasta el humor de Gila.

Si la maniática iconoclasia es por venganza de algún agravio pasado más vale que no olvidemos que las venganzas no suelen tener fin y hoy el uno se venga del otro y mañana el otro se venga del uno, y siguen los descendientes y la insania no para nunca. Si es por estupidez, entonces estamos perdidos porque tampoco la estupidez tiene fin. Ya avisaba Einstein que se parecía al Universo porque era infinita, aunque de lo del Universo no estaba tan seguro.

Enrique Gracia Trinidad

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search