El rincon de los refranes

Matemáticas puras

(Tiempo estimado: 1 minuto)

   58 

Sobre los niveles de “contaminación” del COVID19 me cuesta entender cómo se puede hablar numéricamente de más o menos contaminación por provincias, cuando no hay unos protocolos contrastados para hacer los controles. Para que nos entendamos, se necesitarían patrones de actuación idénticos para poder hacer comparaciones estadísticas.  No solamente en el número de test, sino cuántos en función de la edad, del riesgo de estar contagiado… y más importante aún, de la fiabilidad del test.  Para aclararnos, que una zona puede declarar un porcentaje bajo y no ser cierto.

     Sobre el pasado confinamiento de Madrid, me parece formidable, pues no cabe duda que: “La salud es lo primero”, pero lo que mosquea a cualquier bien pensado es que el listón se pusiera en 500 y no más bajo, pues si el confinamiento es efectivo, así lo sería mucho más.  Aquí se me ocurre una anécdota muy frecuente en la administración, cuando sale una plaza vacante a concurso y se le quiere dar a algún enchufado, en los requisitos para ser ocupada, sólo falta poner como requisito el color de los ojos del personaje.

     Esperemos que no pase como con otras actuaciones, que primero sí pero no, luego sí pero tal vez, después sí pero a lo mejor depende.

     De los orígenes “murcielaguistas”, “pangolinistas”… o de cualquier otra índole, mi opinión no es relevante en este tema, pero aún en la tesitura de que el virus no se haya hecho adrede, hay que reconocer que: “Qué bien hecho está”. No le afecta para nada las inclemencias del tiempo, frío, calor, humedad, sequía… y para más inri, un gran porcentaje de contaminados pasan desapercibidos. Únicamente parece que le gustan más los países donde los ciudadanos gozan de cierta libertad que aquellos en los que imperan regímenes totalitarios.

    Los que acusaban a Madrid de ser “el virus” que extendía el Covid, qué van a decir ahora que se ha demostrado que eso es un cuento, el virus está en todas partes y se mueve como le da la gana, no necesita apoyos parlamentarios para sobrevivir. Les aconsejo que: “Ante la duda, la lengua muda” y más valdrá que recordemos que: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

     Reconociendo que el uso de mascarillas se ha generalizado, quiero hacer un llamamiento a los que llevan la nariz por fuera, o simplemente la llevan en la mano y se la ponen cuando se cruzan con alguien. Llevar la nariz por fuera es como ponerse el condón en el dedo gordo y llevarla en la mano paseando es ir sembrando el virus en el ambiente si se es asintomático.

    Al diluvio de informadores sobre esta pandemia que, primero un metro luego dos, ahora en el aire… solo decirles que: “Al no saber,  mejor callar y estudiar”.    

    Y cambiando de tema sobre la educación, asumiendo que es posible que al final de curso sea necesario tomar alguna medida compensatoria para que los alumnos cumplidores no lo pierdan, lo que es indignante es que se hagan públicas antes de empezar para que los alumnos pierdan el aliciente de estudiar. Es como querer hacer analfabetos intencionadamente.  Esto me recuerda cuando en otras épocas se decía que para los alcaldes, “Los mejores concejales eran los que firmaban con el dedo”.

     De vuelta con las calles, me importa un pito que una calle se llame Juan o Juana, pero lo he debido de decir y lo repito, si no somos capaces de ponernos de acuerdo, tenemos dígitos para nominarlas como si fueran matrículas de coche. Lo que no es de recibo es cambiar las denominaciones cada vez que cambie de color un gobierno municipal. ¿De verdad es querer favorecer la concordia quitar el nombre de personajes de una ideología para poner el de la contraria? Me pareció bien que en su día se renombrasen las calles que se cambiaron al término de la Guerra Civil por las históricamente anteriores, pero no el cisco que tenemos montado ahora entre los unos y los otros. Vamos, lo que es no dejar ni a las calles en paz. Sólo recordarles a todos que: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”.

A. M.-Treceño

                                                    

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search