El rincon de los refranes

Qué fácil es tirar con pólvora ajena

    Hay una cosa que me tiene mosca; cuando los partidos se hacen favores entre ellos que conllevan más gasto para nosotros, por ejemplo, un partido cede diputados a otro para que tenga grupo propio, ¿el dinero de más que supone tener grupo propio se lo reparten a pachas o es un regalo para los que no podrían acceder a esa cuantía con su representación?

    Considero, aunque asumo no ser muy ducho en derecho, que tal acto supone una “engañifa” pues, si los ciudadanos no les han votado para sacar suficientes escaños y crear un grupo, deberían pasar al mixto, que para eso está. Todo lo demás son ardides que solo se pueden prestar a cambalaches, como con la formación de la mesa presidencial del Congreso. ¿Qué es eso de: “dos pa ti, dos pa mí, una pa mi amigo…”? Cabe la misma pregunta en relación con los suplementos de sueldo que conllevan estos puestos. ¿Se reparten o son como una primitiva para los afortunados?  Esperemos que no se cumpla: “Si quieres con tu familia reñir, echa algo a repartir”

    Y lo del alumbramiento del segundo grupo mixto, “más de lo mismo”.  Ya puestos, que hagan un grupo parlamentario para cada diputado. Esto, sumado a unos cuantos Ministerios más, con sus subsecretarios, secretarios de estado y demás mandangas de puestos de libre designación, que más podríamos llamar de amigos del Partido, y todo solucionado. Lo he dicho muchas veces pero no me canso de repetirlo, una ley electoral que puede hacer que un diputado que no tenga nada que ver con el futuro gobierno sea decisivo para su formación, no debería de estar en vigor. A estos diputados de nuevos partidos que tanto poder van a tener en esta legislatura, qué bien se les puede aplicar la famosa frase de Groucho Marx: “Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”.

   Y de las 9 naciones del ilustre Sr. Iceta, solo decirle que creo que se equivoca. Entre 1873 y 1874 se declararon en España más de 25 cantones con aspiraciones de estados federales, y si esto fuera mucho tomate para él,  lo que no puede olvidarse es de Cartagena, y también creo que en su día Monforte de Lemos. Y qué haríamos con León, sin comentarios...  

     Al nuevo gobierno desearle que su andadura sea más sosegada que su nacimiento, pues con pocas excepciones las soflamas de nuestros representantes parecían verdaderos “cantos de grillos”; unos contra otros revolviendo en la basura pero carentes de aportaciones útiles y fundamentadas para nuestro futuro.

    A este respecto solamente quiero traer una frase de nuestro ilustre D. Miguel de Unamuno para todos los que están empeñados en remover nuestro pasado: “Dejemos de ser hijos de nuestro pasado para ser padres de nuestro futuro”.

    Y ya para terminar solo quiero desear que no se cumplan pasados vaticinios y no suban las acciones de los laboratorios fabricantes de somníferos.

A. M.-Treceño

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search