Desde el Portazgo de Alharilla

Afición… taurina

La afición es el interés de la persona por algo, como el cultivo por el arte o la práctica del pasatiempos por una actividad que se realiza meramente por placer, durante el tiempo libre, una actividad con un interés en sí mismo que fundamentalmente busca dotarse de frutos intelectuales, artísticos, deportivos, culturales, etc., en contraposición a la de los profesionales. El término aficionado también se aplica a todo aquel que realiza las actividades de su afición sin un carácter de ejercicio profesional, aficionado es una palabra que se deriva del latín “amat” y significa amar o ser el amante de una motivación, el amor o la pasión por una actividad que no busca aprovechamiento material sino llenar su ego personal en defensa de una actividad deportiva, artística o taurina.

314a7ec6 bbbf 46f6 8f75 03e553020277"Tuve la oportunidad de dar la enhorabuena a la a la homenajeada la Infanta Elena"El jueves 14 de noviembre se celebró en el hotel Wellington la entrega del Capote de las Artes a la infanta Elena, como premio a su Apoyo y Defensa  de la Tauromaquia, consistente en un capote de brega firmado por los toreros de alternativa como el decano Ortega Cano, J. Mari Manzanares, Finito de Córdoba, Enrique Ponce, Oscar Higares, David Mora, Padilla, Caballero, David Galán, Pepe L. Vázquez, Emilio de Justo, David de Miranda, Luis Gerpe, Miguel Martin, David Galán el rejoneador Leonardo Hernández y la rejoneadora mexicana Ana Rita, cerraba el cartel Miguel Abellán, nuevo Director de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid.

Abrió el acto el empresario teatral Enrique Cornejo ensalzando a los organizadores del acto en un hotel donde sus paredes respiran cultura en general y arte taurino en particular, ya que se puede decir que es la casa de los toreros cada día antes de la corrida en las Ventas, agradeciendo a los organizadores el acierto de homenajear a la Infanta, a continuación intervino Miguel Abellán que abundó en la oportunidad del premio a la homenajeada agradeciendo a los responsables del Hotel su promoción de la Fiesta y la excelente acogida  en esos momentos de responsabilidad y miedos, antes de jugarse la vida enfrentándose a unas fieras. A continuación intervino Cristina Moratiel propietaria del hotel y de la ganadería de Baltasar Ibán para decir unas palabras de agradecimiento a la Infanta por aceptar la distinción, entregándola el capote, que la infanta aceptó, con palabras de agradecimiento “Por esta distinción de la Familia Taurina de la cual me considero parte como aficionada”, agradeció a su padre D. Juan Carlos rey emérito y a su abuela Dña. M. de la Mercedes que fueron los que la inculcaron la afición taurina, recogió el capote de manos de Cristina Moratiel, arropada por los toreros que formaban un ruedo, animada por los diestros y el público asistente dibujó unas verónicas al compás de Galán, el más joven de los toreros.

A continuación pasamos a degustar el coctel-cena ofrecido desde los quesos más selectos, los canapés más variados pasando por la degustación de paella, jamón, rabo de toro, todo ello regado con cerveza, tinto y blanco de buena cosecha.

En los corrillos entre tapa y copa pudimos compartir con los distintos asistentes al acto Pedro Trapote, propietario de Joy Eslava, de la churrería San Ginés y ganadero, con Enrique Cornejo, empresario teatral, con Vidal Pérez,  editor de la Agenda Taurina 2020, recordando anécdotas de Ortega Cano y Manzanares con su hijo Jose Mari, con Manuela e Ignacio hermanos de El Juli, con David Mora, Manuel Caballero, con Padilla un tipo entrañable, con Miguel Martín  un gran torero de los de plata, recordando a Gregorio Sánchez, sus años en la Escuela Taurina de Madrid y cuando toreó en Villarejo y en Fuentidueña, con J. Luis Iglesias, secretario del Colegio de Veterinarios y la preocupación de cómo está la cabaña de toros de lidia y en general la opinión pública, de cómo está la Fiesta de los Toros, en relación a la gestión política y la incertidumbre de lo que representa la Tauromaquia para los Poderes Públicos.

Tuve la oportunidad de dar la enhorabuena a la que otorgó el reconocimiento Cristina Moratiel y a la homenajeada la Infanta Elena, la recordé que la conocí personalmente, siendo ella una jovencita, cuando de la mano de su padre vino a las Ventas por San Isidro, yo le había comentado al Rey que trajera al Príncipe, el actual Rey para que se aficionara  y no me contesto pero a los pocos días volvió a otra corrida, le acompañaba la Infanta y como era habitual como Director de Asuntos Taurinos, yo les recibía en la Puerta de Autoridades de la Plaza de las Ventas, el rey me cogió del brazo y casi al oído me dijo “Esta sí que va a ser, buena aficionada y efectivamente el Rey acertó; como sorprendida dijo: “¿De verdad, eso le dijo mi padre?, cómo me gusta que me lo diga, efectivamente mi afición taurina me viene de mi padre el Rey y de mi abuela Dña. María de las Mercedes, afición que yo le voy trasmitiendo cada día a mis hijos”.

Nota. Algún lector de la Encomienda puede pensar y esto a qué viene, es una valoración filosófica, una crónica de sociedad… Viene a que la afición taurina, desde mi punto de vista, la Tauromaquia es algo grandioso, un concepto que define el arte del toreo y lo que conlleva a su alrededor, música, pintura, escultura, literatura, poesía, todo digno de respetar, igual que se debe respetar aquello que se ve en negativo. Como las Ideologías. Decía El Guerra, el torero, “Hay gente p´ató” Y, en eso estamos.

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search