Desde el Portazgo de Alharilla

Hace cincuenta años que el hombre llegó a la luna

Estos días se han cumplido cincuenta años que el hombre llego a la luna, fue el 21 de julio de 1969… Yo si me acuerdo, estaba haciendo la mili, destinado en el Pardo, al cargo de una sección de máquinas explanadoras para construir el polideportivo de Mingorrubio, seguí el alunizaje del Apolo XI en un bar muy atento al televisor, junto a mis compañeros, fue algo inaudito.

1346002849 091411 1346003362 noticia normalSe vieron las secuencias de Cabo Cañaveral, cuando el día 16 de julio despegaba aquel inmenso cohete Apolo XI que impulsaba a la nave nodriza Saturno V y la tripulación, al espacio con el objetivo de llegar a la Luna, cuatro días más tarde el 21 era la fecha programada por los técnicos de la NASA para que los dos astronautas, Armstrong y Aldrin llevaran a cabo la misión de posarse y caminar sobre la superficie lunar, recoger muestras de partículas y volver, el capitán Collins, tercer astronauta observaría, toda la operación desde la nave nodriza, en órbita alrededor de la Luna.

El cohete lanzador, una mole de 110 metros de altura, 10 mts de diámetro y 2.800 toneladas de peso llevaba en su interior la nave Águila que haría la operación de posarse en el suelo lunar,  el desarrollo de la operación consistía en distintas etapas, el  primero mediante cuatro potentes reactores sacar la nave de la gravedad de la Tierra y una vez en el espacio, poner en marcha una segunda etapa, dirigirse al objetivo de aproximación a la Luna, poniéndose en órbita alrededor de la misma, una vez en esta posición, una tercera etapa, sería  el descenso del módulo espacial  Águila con los dos astronautas Armstrong y Aldrin posándose en el objetivo estudiado, el llamado Mar de la Tranquilidad, de la superficie lunar.

Ahora nos enteramos que se dieron varias imprevisiones, la operación de ensamblaje se realizó en la cara oculta de la Luna, creando ciertos temores en la NASA, también se sabe que en el descenso automático programado, Armstrong se percató de que se dirigían a un cráter y un lugar de inmensas piedras, por lo que tuvo que coger el mando para manualmente desviar el módulo, con un problema grave, ya que se agotaba el combustible, era cuestión de segundos).

 Una vez realizado el alunizaje tuvieron un tiempo para inspeccionar y contemplar el paisaje lunar desolador, observando la total tranquilidad ambiental, comunicaron “Houston… Aquí Base Tranquilidad. El Eagle (El Águila) ha alunizado” dándoles la orden de llevar a cabo el descenso recogieron los utensilios necesarios para tomar las partículas, la bandera y montaron la cámara de tv. para que el mundo entero pudiera ver el acontecimiento…

“ESE FUE EL GRAN MOMENTO” La emoción de aquellos más de 600 millones de espectadores que1563200408 918219 1563204242 noticia normal  lo presenciamos  cuando  escuchamos a Armstrong gritar “Esto es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la Humanidad”, así nos lo tradujo el locutor de TVE, vimos interferencias y rayas en la pantalla, pero pudimos ver, cómo se movían, aquellos hombres, cómo daban saltos espectaculares por la falta de gravedad, vimos en aquella semioscuridad, la bandera de EEUU planchada, las huellas de las botas de los astronautas en el polvo lunar…después de aquello nos fuimos a la cama, no sin darle vueltas a lo presenciado, antes de dormirnos.

 La operación siguió y una  vez recogidas las distintas muestras lunares, subieron a la nave modular para elevarse hasta la nave que pilotada por el capitán Collins, que orbitaba alrededor del “Satélite Conquistado”, la operación del ensamblaje del módulo con la nave nodriza se realizó como estaba previsto, una vez instalados cómodamente, desconectaron el módulo Águila que les había servido para posarse, poniendo rumbo a la Tierra, en el Columbia, hasta llegar al Océano Pacifico, donde como estaba previsto se debería aterrizar, ayudado por el despliegue de unos potentes paracaídas que fueron aminorando la caída para que la nave se posara sin  sufrir desperfectos y los astronautas terminaran la misión sin problemas físicos.

Me he atrevido a redactar este acontecimiento, uno de los momentos más significativos de la historia de la Humanidad, sin tener conocimientos técnicos y solo desde el punto de vista de lo que presencie aquel día, de la constatación de los medios y de opiniones de personas cualificadas de la ciencia, la cultura y la política, en contraposición de opiniones  personificadas de gentes que sostienen que no hubo tal ida a la Luna, que todo fue un montaje político televisivo y dan como prueba que la bandera que plantaron los astronautas, estaba rígida, que no se movía con el viento, olvidan, mejor, ignoran que en la Luna, al no haber atmosfera, no hay viento.

 Solo un recuerdo a Kennedy, Presidente de los EEUU que fue el impulsor del Proyecto Apolo en un pulso a los mandatarios soviéticos en aquella “guerra fría” de principios de los sesenta, de desafíos al Mundo “De quien la tenía… de quien era la potencia más fuerte”. Resalto el mensaje de Nixon entonces Presidente de EEUU al mundo, con este motivo, “No traen, oro, ni diamantes, ni aventuras exóticas que contar. Pero han cumplido un viejo sueño de la Humanidad” (Aquel de Julio Verne). “Espero que del Mar de la Tranquilidad venga la Paz y la Tranquilidad al Mundo”.

 Aquella aventura técnica llena de incertidumbres, de miedos, de temores nos trajo a la Humanidad la base de proyectos técnicos de capacidades y desarrollos importantes como es internet, aquel proyecto nos trajo un tesoro según los hombres de ciencia.

  

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search