Villarejo

Despedida de Hermi

 AHÍ QUEDA

Después de 8 años al frente del centro cultural de Villarejo no podía terminar esta etapa de mi vida sin hacer balance de lo vivido.

foto hermi 002Si pienso en la Hermi de 26 añitos que llegó un día a un centro cultural medio en ruinas, tanto físicamente como en cuanto a vida cultural, y en la Hermi en la que me he convertido, me parecen dos personas diferentes. A veces echo de menos la inocencia y entusiasmo con el que llegué, nada se me ponía por delante. Pero todo lo que he madurado y crecido como persona ha sido tanto que ha quedado grabado en mí para siempre.

Ahí quedan las agendas culturales trimestrales, porque si, Villarejo tiene tal actividad cultural que es necesario organizarla y por trimestres nos pareció una buena idea. Ahí quedan las más de 30 exposiciones en la Casa de la Tercia, ahí quedan 7 ediciones de Halloween, ahí queda mi preciada NOCHE EN LLAMAS, ahí quedan los talleres culturales con más de 200 alumnos cada curso escolar. Ahí quedan 4 ediciones de MUSIDANZADOS que espero que sean muchas más. Ahí quedan 8 ediciones de AgroMadrid, de luchas por visibilizar el campo de Villarejo, dentro de sus 35 años vida. Ahí quedan tantísimas salidas culturales, en las que hemos disfrutado de los más variados espectáculos y al cruzarme con la gente por la calle y un “Hermi, ¿no tienes ninguna excursión prevista?”. Ahí queda la ansiada y esperada por todos los que hacemos cultural en Villarejo sala de artes escénicas “LA FÁBRICA”, con un funcionamiento asumido por todos y sus múltiples usos y posibilidades: música, danza, teatro, actividades infantiles…

Pero todo esto no habría sido posible sin la colaboración de tantas y tantas personas que sería imposible enumerarlas a todas. En primer lugar mi gordo y mi familia, que han aguantado y me han apoyado tanto en estos años. Las Asociaciones culturales, artistas, personas particulares colaboradoras, y compañeros… ¡Ay! Cuanto os voy a echar de menos. Paqui, mi guardiana de la cultu, que la mantiene reluciente; Merce, mi fiel defensora, que nadie se meta conmigo que te da cuatro voces y listo. Pili… ¡cuánta guerra te he dado y tú a mí! También di mucha guerra a Jesús, por eso creo que se jubiló. Antonio, LA FÁBRICA se queda a buen recaudo contigo, gracias por tanto. Montse (que nos quiten lo bailao y las Agro-risas) y Cris (mil gracias por toda tu ayuda)… esto pasa de compañerismo a una amistad para siempre, mis chicas del café, los viernes con tortilla, por supuesto, que sería de nosotras sin esos ratitos de desconexión. Marco, ya te lo he dicho en varias ocasiones, pero siempre te estaré agradecida por hacerme partícipe de todo esto, por creer en mis locuras, confiar en mis proyectos e implicarte como el que más. Yoli, Paco, Álvaro, mis compis concejales, esos que la gente se cree que solo están aquí para ir a procesiones… que dura tarea y que poco valorada. Mi centinela del patrimonio, ese compañero del que nunca te cansas de aprender y que escribe como los ángeles, aunque le gusta jugar con las palabras como los diablillos. Gracias por tanto, L.A. y mi Eva, (estoy llorando escribiendo esto, y lo sabes, aunque a la vez me sale una sonrisa) compañera incansable, infatigable, y siempre con una palabra bonita pese a los altibajos de la vida, que no han sido pocos. Esa compañera gracias a la que todo esto ha tenido sentido, con la que he compartido horas y horas de risas y también llantos. Que me releva cuando se me hace un nudo en la garganta y con la que a veces no es necesario cruzar palabra, porque solo con una mirada nos entendemos, nunca estaré suficientemente agradecida a la vida por haberla puesto en mi camino.

Ahora toca cambiar de rumbo, salir de esta zona de confort en la que he estado tan a gusto, no sin disgustos, todos estos años, probar cosas nuevas, retomar lo que a veces pienso que nunca tuve que dejar, disfrutar de mi pequeña…

Si con mi trabajo estos años he ayudado a construir un Villarejo mejor, un Villarejo que reclame cultura, que respire cultura y que necesite vida cultural me doy por satisfecha.

AHÍ QUEDA he querido titular esta despedida en forma de agradecimiento, invitando a quien coja las riendas del centro cultural en el futuro se base, utilice y aproveche todo este trabajo ya realizado, no solo por mí, sino por tantos vecinos de Villarejo implicados con la cultura de nuestro pueblo. Además que sepa que aquí estoy para lo que pueda aportar desde mi humilde experiencia como yo pude hacer en su día. Ahí queda y espero que  perdure. 

Muchísimas gracias y hasta siempre.

Hermi

© 2019 Encomienda Mayor de Castilla. Todos los derechos reservados.Diseño y Desarrollo por José Julián

Search